martes, mayo 17, 2005

Biceberg


Nuestra ciudad está atestada de coches, ocupan con bastante impunidad esquinas, zonas peatonales y aceras favoreciendo las pitasas, los ruidos, los enfados, y en definitiva, que las calles representen lugares de desencuentro. Sin embargo el modelo de ciudad sigue fomentando el acceso del coche a todas partes favoreciendo que esto siga ocurriendo. En otras ciudades donde ya conocen el problema e intentan humanizar el centro, se peatonalizan éstos y se quitan plazas de aparcamiento para evitar que los conductores se sientan atraidos a acudir al centro en busca de una posible plaza. La gente usa más el transporte público que se ve además favorecido porque al no tener que competir con tantos coches es más rápido y eficiente. ¿Quién no se ha visto en guagua parado por culpa de algún conductor que aparca donde le apetece o porque no puede ir detrás de la guagua?

Aparecen otros medios de transporte como la bicicleta, que además de favorecer que quien la use haga algo de ejercicio, ocupan muchísimo menos espacio. Para evitar robos y aún ocupar muchísimo menos surgen ideas como la de la imagen superior tomada en Zaragoza por el amigo Jacques, Biceberg una empresa española que produce un aparcamiento subterráneo para bicicletas. Por si tuviera mucha demanda, siempre habrá un coche para impedir el acceso, ver foto inferior.


1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Si, si, siempre habrá un coche para impedir el acceso, y un " bicibolinga " de pedalea, para estampar su firma, en vez de dar imagen por la causa. jaja, que nos conocemos todos.

5:56 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home