martes, noviembre 16, 2010

II Ruta de Doramas

Mi primera participación en esta prueba que tan buenas palabras tenía entre todas aquellas opiniones que escuché de quienes habían participado el año anterior. Me salto la noche de Womad del vierner para dedicar al sueño las horas oportunas después de una semana densa. A priori me gustaba que acabara en subida, y con bajadas no tan complicadas esperaba estar, pese a ser una carrera corta, en el 20% de delante como me había mal acostumbrado este año en la Maratón del Meridiano, Cruzatenerife y Transvulcania.

Para empezar, y después de participar en un par de entrenos con los amigos de Firgas, decido ir sin agua, las distancias entre los avituallamientos eran cortas, las subidas no tan largas, el tiempo no caluroso, mi ritmillo no tan exigente, así que un par de gominolas y una compotita de isostar.


Salida desde la plaza de Firgas a las nueve de la mañana, muchas caras conocidas y buen ambiente. Colocado entre el tercio delantero a la salida, cuando salimos intento no quedarme muy atrás para evitar los tapones que se pueden producir luego en los pasos "difíciles" del barranco, así que salgo un poco, para mí, alegre hasta que comienza la bajada donde evito volverme loco adelantando y me relajo mientras me pasan algunos corredores más apurados. Tardo siempre un buen rato en coger el ritmo y prefiero no ir al que no es el mío. Calculo que pueden ir unos cincuenta por delante. El tiempo es agradable para la carrera y en poco más de diez minutos llegamos al fondo del barranco. Ahí observo que la mayoría de quienes van a mi alrededor siguen manteniendo el ritmo a pesar de que el sendero tira un poco hacia arriba. Tras los primeros compases (vídeo de Antonio), el camino se estrecha y comienza a ser más bonito el entorno, la lluvia ha respetado y apenas hay barro, pero conforme van surgiendo repechitos mínimos cada uno parece ir encontrando su ritmo o ritmillo según se mire.

Me voy sintiendo ya más cómodo, hay caras conocidas Fernando de Carucat, Alberto, Dani. Voy cogiendo algunas ruedas y aprovechando para hacer pequeños adelantamientos, por un momento paso a Fernando y a alguien más, noto que me sigue (foto de Alberto Cardona) y continuo sabiendo que no merece la pena acelerarse por pegarse mucho al de delante cuando estás cerca de los pasos en los que es probable tener que esperar. Así consigo que en los pasos la espera es breve, y arranca la subidita más empinada donde consigo superar a varios participantes, y Fernando a su vez me supera con su ritmo constante e intento seguirle la estela esta vez yo, pero poco a poco me va cogiendo metros. Poco antes del cruce con la carretera, recuerdo a Casimiro con un pinchazo y Jesús, así como Santi con algún problema de gemelos (no sé ni cuantas veces nos veríamos luego Santi y yo). Muchos ánimos en la carretera, Fernandito, Martín, rabadán, Luis de bichillos. Entramos en la zona de eucaliptos, nuestro mapa de orientación en Firgas, y mantengo mi ritmillo mientras Fernando va escapándose poco a poco mientras en la subida superamos a corredores más de llano.



Mucho ambiente en el avituallamiento, bebo (ya que no llevaba agua encima) me echo un vasito para refrescar la cabeza, algo de plátano y a seguir. Fernando no ha parado así que ya se me va claramente. Sé que es una zona cómoda, y distingo no tan lejos a Michael Lord, a quien noto que me voy acercando hasta tenerlo bastante cerca en la carretera. Nuevo trocito de sendero, me alcanza Santi ya recuperado, bajamos un poco más, recuperamos ya por la zona del Agua de Firgas. Las cuestas empiezan a dejarse notar y Santi y yo nos despegamos de Michael (que me dice con una sonrisa "Te arrepentirás ;)") y un par de corredores llegando al nuevo cruce de la carretera (nuevos ánimos) y si no recuerdo mal creo que de nuevo Santi y yo hacemos un intercambio de posiciones tras pasar la carretera.



Hacia el final de la subida empiezo a ver a un, creo, bichillo, la subida se le pega. Ya en la zona más llana disingo a lo lejos a Alario, un triatleta, Paco y Pablo. Pese a que piense que ellos son mejores corredores que yo, noto que voy poco a poco acercándome. Nuevo paso por el avituallamiento, alguno me dice entre cachondeos que ahora llevo mejor cara ( cabritos ;) ), nuevamente beber, un platanito, y nuevo repecho hacia la montaña de Firgas, asumiendo que luego mis contemporáneos probablemente puedan ir más cómodos en la carrera. Sin complejos me acerco a todos ellos y los voy superando, incluso a Paco que iba por delante.



Tras la bajada de asfalto y empezar la acequia, tengo sensaciones de no ir tan ligero como en los entrenos por allí (bien reflejado por Alberto Cardona), y empiezo a pensar que si me desequilibro la castaña será buena buena, está seco y no hay problemas pero noto pisadas que se acercan por detrás.

Al terminar ya en la pista, si no recuerdo mal me pasan Paco, Santi y el bichillo sin problemas. Sencillamente corren más ligeros. No me preocupo y sigo a lo mío esperando que no vayan tan bien cuando cambie el desnivel (y que yo vaya mejor). El comisario con sombrero al pasar me dice puesto 36, casi acierto porque mi dorsal es el 35. Estoy dentro del 20%.

Último control de tiempo, cambia la inclinación y consigo acercarme de nuevo a ellos. Creo que en la subidita a Rosales Paco definitivamente se queda algo más atrás, mientras sin exhibiciones sigo manteniendo mi ritmillo de trote, el trozo de asfalto, la zona de menos encanto de la prueba, y llegamos al último avituallamiento, poco antes nos pasaba como un cohete la camiseta verde del dorsal 77 ciertamente más ligero que los que por allí estábamos. Llegamos al avituallamiento, nuevo beber, refrescarse y salgo el primero de todos. A lo lejos veo a Guillermo Armas.

En la corta bajada se me acerca de nuevo por detrás el corredor de verde que antes me pasaba fácilmente, pero no será hasta el fondo donde lo consiga. Mente tranquila, mantenemos el ritmo, Guille camina, y voy superando a varios corredores que ya caminan. No se me hace largo. Llegando casi al puente de la carretera me pasa otro corredor, dorsal 144, con buen ritmo. ¡Cómo van! Pero poco después hay un repechito duro y veo que todos se ponen a caminar, el de verde, el que me acaba de pasar, y sorpresa está Santi. Yo sin embargo puedo seguir trotanto y me acerco. Entre unas cosas y otras poco antes de comenzar la subida creo que sólo el dorsal 144 está todavía por delante de mí.

¿Podré subir trotando? Tampoco hay necesidad .... nada más empezar, me dice el dorsal 64 (Pablo) "Siempre me coges aquí". Veo gente no muy lejos e intento trotar cuando el terreno es más suave.
Noto que los voy cogiendo. El primero me sorprende, es Fernando del Carucat, parece que va fastidiado. Pero no sería el único, me quedan ganas y sigo intentando adelantar, miro el reloj y empiezo a pensar que puedo llegar antes de las tres horas. Nuevo paso por el objetivo de Alberto Cardona. Poco poco consigo ir superando a todos los corredores que veo, quizás cuatro o cinco en total, pero el último en pasarme en la pista, el dorsal 144, está pegadito a mis talones. Las caras del resto no son de estar reservando mucho ... Estamos llegando, queda la curva con la segunda casa, el zig zag de cemento, falta realmente poquito. Trotar se hace difícil, pero justo antes de acabar es un poco más suave y troto un poco a ver si convenzo a mi perseguidor de que no tiene posibilidades ;).



Llega el llano y puedo seguir trotando, pero cuando entro en el adoquinado y empiezo a querer correr ligero los gemelos se quieren subir. Tirones ahora no ... aflojo, por detrás nadie viene sobrado, y tanteando encuentro un ritmillo no tan parado ... ya que habrá gente haciendo fotos hay que disimular y no dar la impresión de ir al borde. La cosa se suaviza y aunque no puedo acelerar a tope (tampoco hace falta) voy cómodo, animan, llegamos, giro y veo el crono, por encima de 2h55 por unos segundos. No tenía claro que pudiera bajar de tres horas. Al final sorpresa puesto 22, 6º en mi categoría. Parece que desde el último control de tiempo adelante a unos 13 corredores, quizás necesitaba 10 kilómetros más con subidas ;)




En resumen, contento, es una carrera corta que me hace ir más rápido de lo que me gusta, pero muy atractiva por final en subida, que me permite "disfrutar" en la llegada. El ambiente estupendo, el potaje rico, y todo gracias al Club de Montaña de Firgas.

Etiquetas: , , , ,

1 Comments:

Blogger Luis Antón said...

Pero qué bruto, y qué envidia me das. Mañana salgo a correr de nuevo, que la última vez fue hace ya un mes. A ver si consigo hacerlo con regularidad :)

9:30 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home