domingo, junio 17, 2012

De paseo por el norte de Aragón y Cataluña



Había cumplido con el reto de las dos caras del Aneto, y sólo eran el comienzo de las vacaciones. Cierto es que de camino a Benasque hubo una pequeña parada en Cervera. Donde cuentan que al pedir puerto de mar, y ser complicado, les dieron universidad. Conocimos su callejón de las brujas, saboreamos los mejillosnes del cine, en las cercanías y con la vista en la llanura de Lérida, nos dejamos llevar al pantano de Montgai y Camarasa, probando la butifarra y bull locales.



Ahora tocaba recuperar piernas un par de días en la tranquilidad de Benasque, volviendo a pasar, ya sin prisas, por la hermosa zona de los Llanos del Hospital con su verde valle que embriaga a mis ojos canarios,  con las patas en el agua, y las vistas del Aneto desde el curioso sumidero de Aigualluts, donde las aguas del deshielo desaparecen adentrándose en la tierra.


Además de los senderos, las cercanías de Benasque, permiten hacer actividades acuáticas como rafting en Campo. Muy divertido, además de incluir tramos también para niños. Nos apuntamos con Eseraventura, que vende aparte las fotos que te hacen. Resultó curioso de repente ver a alguien embutido en un neopreno y pensar, esta cara la conozco yo de Gran Canaria. Tras Benasque y sin ruta decidida, optamos por Jaca.


Tras pasar la noche en Jaca nos tocaba decidir próximo destino. Tenía el cosquilleo de acercarme a Ordesa, pero las referencias es que serían una zona con mucho tránsito y no tan tranquila. Así que improvisando me puse a buscar senderos en Huesca, despertando la curiosidad Alquézar y El Salto de Roldán. Antes de decidir, nos acercamos a Canfranc, preciosa la estación de tren, y nos hicimos un sendero cerca de Candanchú que partiendo de Somport iba tocando la frontera. Un apretón provocado por algo del desayuno, me haría dejar mi marca sin tener muy claro si en España o Francia. La niebla ,sólo al final descrubrimos que la estación de esquí estaba cerquita, nos hizo decidirnos por Guara.

Ignoraba que las peñas que franquean el Salto de Roldán, fuera símbolo de la provincia, tanto como lo puede ser El Nublo para Gran Canaria. Acercarse a La Peña de San Miguel para ver el salto, nos llevaba por carreterillas solitarias sin coches. En realidad en el punto de partida del paseo, apenas estaban otros dos o tres coches. Subir a la peña, tiene su pequeña diversión varios pasos sencillos de ferrata, y la sospresa de encontrar en lo alto de la peña, soledad y los restos de una capilla y fortín. Hacia un lado la sierra de Guara, hacia el otro la llanura y Huesca, en el cielo las rapaces. Un lugar con mucho encanto.

Las buenas sensaciones nos dejaron claro intentar descubrir unos días la zona de Guara, siendo además zona de Somontano. Parar en Barbastro para que nos dijeran que la zona estaba bastante concurrida, y adentrarnos junto al río Vero hacia Alquézar buscando una habitación. Fue más complicado de lo que se podría pensar, pero el destino nos llevó a una casa rural  (sin posibilidad de uso de la cocina) en el pequeño Bierge, cuyo dueño además compagina como guía de barranco (bueno, primero guía). Bierge cuenta con un par de lugares para comer (para saborear si pasas unos días), un bar y una tienda. El bar con sorprendía además de por las aceitunas y las cervezas frescas a buen precio para una tarde calurosa, con su wifi. Parece mentira que los hoteles cuantas más estrellas más te cobren internet y los sitios más insospechados te lo pongan más fácil. Bierge rezumaba tranquilidad, cena al fresco con cordero y vino Somontano. Sin palabras.


Habiendo improvisado y sin una guía, la mañana siguiente surge la primera sorpresa cuando unas turistas me preguntan por la calle por el salto de Bierge. ¿Qué será eso? Veo luego un cartel y nos acercamos al salto de unos 9 metros, para darnos el baño mañanero antes de ir a conocer Alquézar. Ni  se me ocurre pensar en saltar, no me inspira tirarme a esa altura en bañador ... 

En Alquézar recomendar dar una vuelta por el pueblo, la visita a la colegiata de Alquézar. Divertidas escaleras. Muy bien atendida y guiada.  Todo un lujo. Luego cuando ya apretaba más el calor, tocó bajar al río por la Ruta de las Pasarelas, aprovechar el río para refrescarse antes de  regresar a la relajanta tranquilidad de Bierge.


Otro día tocó Rodellar por el renombrado Cañón del Mascún. Multitud de escuelas de escalada, y los menos de senderos para contemplar el dolmen de la losa mora, acercarse al despoblado de Otín, y regresar a Rodellar entre las espectaculares agujas del barranco.

Guara es de sobra conocidad por el barranquismo. Sorprende ver que la mayoría de los turistas son franceses, tal es así que incluso el barranco que hicimos, el resto eran todos franceses. Siendo verano nos recomendaron un barranco con agua, La Pionera inferior. Tras un pequeño pateo inicial de bajada al cauce, ponerse el neopreno y a disfrutar. Barranco espectacular, mucha agua, con muchos juegos de agua, algunos
sifones, bonitos saltos in crescendo y finalizando en el salto de Bierge, que con el neopreno puesto era más llevadero.

Tras los relajantes días en Guara, tomamos ruta hacia el Valle de Arán, antes sugerir parada en Barbastro para comprar algún Somontano. Paseando por Barbastro, los precios nos parecieron algo mejores en Vinos Murillo antes que en el museo. De camino parada para pasar noche en Tremp. Nunca había escuchado el nombre de esta localidad. Preguntando por algún sitio para comer, nos enviaron a Lo Quiosc junto al pantano. Los alrededores bonitos, el interior con aspecto muy cool, pero no gratamente sorprendidos ni por los precios, ni por la comida que se basaba exclusivamente en embutidos y quesos. No había nada caliente, bueno el vino ("Hay personas a quienes les gusta así" fue la respuesta). El local más decepcionante de todo el viaje.


Antes de llegar a Arán, se apreciaba el cambio de temperatura. Si tienes ocasión, acércate a hacer algún sendero en el parque nacional de Aigüestortes también antes de pasar el túnel de Vielha. Pasamos del taxi que te acerca a Aigüestortes y optamos por hacer la subida y bajada a pie, disfrutando de alguna que otra fresa silvestre. Vía internet habíamos localizado una fonda, Eth Petit, en Escunhau a poquitos kilómetros de Vielha. Confortable, acogedora, tranquila y hasta con wifi de nuevo. Vielha tiene movimiento en agosto con mercado y gente en las calles. Si estás en el valle, puedes probar la olla aranesa. Fue una sorpresa descubrir que el valle lleva sus aguas hacia Francia.

El Valle de Arán ofrece múltiples senderos, la posibilidad de pasar a Francia. Me gustó pasaer por el hayedo de Carlac, y luego tuve curiosidad por ver el otro lado del puerto de la Picada (trail del Aneto), pero la niebla y la consecuente falta de visibilidad arriba, me quitó el interés por subir hasta el paso, así que nos quedamos paseando por la hermosa Artiga de Lin. Muy cerca del cruce que te lleva hacia la Picada está Uelhs deth Joeu, el punto donde surgen las aguas que desaparecen en Aigualluts en el valle de al lado. Espectacular el Gran Circo de Colomérs, que si alguien no quiere caminar permite también el acercamiento en taxi. Pero asegurar que el sendero tiene su interés, no es tan espectacular como la zona del circo, y eso sí, de dos a tres horas un sentido hasta donde te deja el taxi.


Tras Vielha, decidimos cambiar de contexto y nos dirigimos a Gerona, bastante carretera, y espectaculares puertos saliendo del Valle de Arán.  Acercarse a la costa significó perder la tranquilidad. Girona y su coqueto y céntrico albergue junto al barrio judío, aún rezumaban tranquilidad, pero ir a curiosear el museo Dalí a Figueras y dar una vuelta a Cadaqués. recomendables sí, pero seguro que no en Agosto. lallegada a Cadaqués  proporciona agobios, caravanas y calores, y la espera en Figueras para entrar en el  museo otro tanto. Creo que nunca he estado en un museo con tanta densidad de personas por metro cuadrado ...


La clausura del viajito finalizaría conociendo Monserrat a través de sus senderos, el día del regreso dando una vuelta por Barcelona sus ramblas y barrio gótico, además de disfrutar un pollo asado en "Los caracoles".

Etiquetas: , , , ,

4 Comments:

Blogger Sory said...

Como me ha gustado el post! y más habiendo tenido la oportunidad de conocer todos los sitios que comentas! y los que quedan! ;) sin duda comparto las sensaciones Modesto: impresionante y muy recomendable para quien le guste la montaña.
Saludos y a cuidarte!

9:07 p. m.  
Blogger Modesto Castrillón said...

Ya sabes que te toca disfrutarlo que lo tienes mucho más cerca.

1:31 p. m.  
Blogger Jackie Silva said...

Hola estimado blogger

Permíteme presentarse soy administradora de varios sitios webs de turismo, te contacto por tu excelente sitio, me encantaría colocar unos enlaces de tu blog en mis sitios, asi mis visitas puedan conocer tambien tu blog.

Sí estas de acuerdo no dudes en contactarme.

Un cordial Saludo

Jackie

5:28 p. m.  
Blogger Valeria said...

Cuanta naturaleza!
Me dan ganas de pronto hacer un viaje así
Me surgió una duda...en estos lugares como hacían con el tema de las cenas y almuerzos? habían restaurantes? algun modo de pedir comida?

3:15 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home